¿Cómo proteger sus articulaciones si padece Osteoartritis?

No hay que forzar una articulación cuando esté pasando por una crisis artrósica.

Si tiene afectada una articulación importante (cadera, rodilla y tobillo), el reposo es muy importante. Permitirá la reparación de su cartílago. De esta forma, podrá por ejemplo, utilizar muletas, carritos de supermercado o carritos de equipajes para no aumentar el peso que soportan sus articulaciones.

Carrito-Coche-De-Mercado-Roy-Modelo-Seorita-Fijo-20150129153009

Sin embargo, el tiempo de reposo no debe ser excesivo Tiene que intentar mantener su musculatura. De esta forma, cuando deje de dolerle, tiene que mantener la flexibilidad de su articulación con estiramientos y ha de protegerla entrenando sus músculos. La natación y la gimnasia en el suelo son dos deportes recomendables, pero todo está permitido siempre que la postura de pie no sea excesiva.

No “estrese” su cuerpo

Haga una pausa después de cada esfuerzo.
Utilice su espalda, sus brazos y sus piernas de forma que evite forzar sus músculos y articulaciones.

Utilice aparatos útiles, como un carrito de la compra, para trasportar sus compras. Un asidero fijado en la pared de la ducha le permitirá entrar y salir de la bañera más fácilmente.

Evite mantener la misma posición durante mucho tiempo.

No dude en utilizar un bastón para aliviar sus articulaciones durante sus desplazamientos.

barra-asidero

Haga ejercicio

El ejercicio físico en una persona que tenga las articulaciones afectadas por la osteoartritis es útil y muy recomendable.

pool1.jpg

La actividad física (fuera de las crisis inflamatorias) permite aliviar el dolor, prevenir los daños articulares y adelgazar en caso de sobrecarga ponderal, reduciendo las tensiones que afectan a las articulaciones.

La actividad física refuerza los músculos y los tendones, lo que permite al cuerpo soportar mejor las sacudidas articulares provocadas por el ejercicio. Por otra parte, cuando se produce un impacto violento (una caída, por ejemplo), una articulación con buenos músculos está siempre mejor protegida.

¿Qué tipos de ejercicios se pueden hacer cuando se tiene artrosis?

  • Algunos ejercicios sencillos permiten aliviar la rigidez y mantener el movimiento de la articulación (ejemplo: ejercicios de amplitud de movimiento del hombro trazando un círculo con el brazo, sin forzar).
  • Otros ejercicios permiten mantener la flexibilidad de los tendones y la fuerza muscular (ejemplo: los ejercicios de flexibilidad, la natación, los paseos, el aerobic, el ciclismo, e incluso algunos ejercicios de resistencia utilizando cintas elásticas o pesos bastante ligeros).
  • En todo caso, es necesario que consulte a su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.

¿Qué tipos de ejercicios se tienen que evitar cuando se tiene artrosis?

  • Conviene evitar la práctica de una actividad que puede traumatizar más una articulación ya fragilizada, pero es posible continuar practicando un deporte regularmente siempre y cuando se practique de forma razonable, se asegure de tener la técnica adecuada en los gestos y un material de buena calidad.
  • Es preferible evitar los cambios bruscos en la intensidad y la duración de los ejercicios, causas frecuentes de heridas de las articulaciones. También es imperativo comenzar y terminar progresivamente su sesión de actividad física. Se recomienda realizar un buen calentamiento antes de empezar el ejercicio e ir parando de forma progresiva.
  • Los deportes que causan heridas repetidas pueden acelerar el desgaste del cartílago cuando se practican de forma intensiva: gimnasia, hockey o baile clásico.
    En caso de dolores en la espalda, es mejor evitar las actividades como el esquí o la equitación.

Relájese

la-mejor-técnica-de-relajación

Relajar los músculos que rodean la articulación hinchada alivia el dolor.

¿Cómo relajarse?

  • Concéntrese en ejercicios de respiración y vuelva a descubrir las sensaciones de su cuerpo.
  • Existen cintas y CD de relajación.
  • Relájese y dedique tiempo a la meditación.
  • Créese un universo interior de bienestar imaginando actividades agradables (playa, submarismo, etc.)

La aplicación de calor también puede ayudarle a relajar los músculos y aliviar el dolor articular.
La aplicación de frío ayuda a reducir el dolor y la inflamación.

Vigile su alimentación

Si la osteoartritis afecta a una articulación como la cadera o la rodilla, puede ser beneficioso seguir una orientación nutricional para reducir el peso que soportan sus articulaciones. Pero antes de tomar una decisión así, debe consultarlo con su médico y nutriólogo.
Éste podrá aconsejarle el tipo de régimen que puede realizar y seguir su progresión.

Sea actor de su propio tratamiento

Su función es clave en la vigilancia de su propia osteoartritis.

Es muy importante que usted:

  • No dude en consultar a su médico en cuanto alguno de los elementos de su auto-evaluación pone de manifiesto una modificación negativa.
  • Realice todos los controles radiológicos que permitan seguir verdaderamente la osteoartritis. La frecuencia del seguimiento radiológico viene dada por los síntomas.
  • siga el tratamiento recetado. Es muy útil conocer el nombre y la dosis de los medicamentos prescritos por su médico.

Evolución de la osteoartritis

osteoartritis

Es probable que, al principio, una afección del cartílago pueda ser totalmente reversible, gracias a las capacidades de cicatrización de las lesiones, especialmente en los jóvenes.

Una vez que estas lesiones son muy importantes, y sobre todo a partir de cierta edad, será difícil para el organismo reparar las lesiones; la osteoartritis evolucionará, así pues, hacia una agravación, es decir, una perdida cada vez más importante del cartílago.

Esta pérdida de cartílago evoluciona clínicamente según 3 modalidades:

una agravación lentamente progresiva en varias décadas; o, por el contrario, una agravación extremadamente rápida que termina con una pérdida del cartílago en 12 ó 24 meses (en este último caso se habla de “osteoartritis destructiva rápida”); o incluso una forma intermedia en la que la evolución está salpicada de períodos en los que la osteoartritis evoluciona de forma extremadamente rápida y, otros en los que, al contrario, evoluciona muy poco.

La osteoartritis no evoluciona de forma uniforme, sino que es imprevisible. Puede permanecer silenciosa durante mucho tiempo y no volver a manifestarse incluso cuando la articulación está muy deteriorada en las radiografías. Pero también puede agravarse rápidamente durante varias semanas, o incluso varios meses, en un estadio en el que las radiografías son casi normales. Y este desequilibrio entre el dolor y los signos radiológicos es el que hace que la osteoartritis sea tan difícil de comprender y evaluar.

¿Por qué se da este desequilibrio?

El acceso de osteoartritis traduce unas modificaciones de estructura y luego una destrucción de la superficie del cartílago, con producción de desechos.

Al principio, el grosor del cartílago sigue siendo el mismo, y las radiografías son normales. Los desechos y las enzimas de degradación liberadas son muy irritantes para las articulaciones. En consecuencia, estas últimas fabrican una mayor cantidad de líquido sinovial (del que normalmente sólo hay una pequeña cantidad), lo que permite la dilución de sustancias irritantes y la lubricación de la articulación lesionada.

Si estas lesiones persisten y se agravan, si no se trata la articulación y/o si ésta no se pone en reposo completo o relativo (utilización de un bastón para aliviar las articulaciones), el cartílago no tiene su resistencia habitual, las sustancias irritantes continúan su acción de degradación y la circulación lenta no puede realizarse correctamente, el dolor se prolonga.

Gracias al reposo de sus articulaciones durante una crisis artrósica (asociado o no a un tratamiento), éstas pueden “auto-limpiarse” y cicatrizar mejor: el cartílago recupera su firmeza de superficie. Incluso si aparece más fino en las radiografías, garantiza una función normal. Tras algunos días de tratamiento y/o reposo, podrá retomar sus actividades habituales.

La evolución se realiza, en una sucesión de crisis dolorosas separadas por intervalos de una duración variable, hasta el estado de ulceración cartilaginosa. En este estadio, el cartílago ha desaparecido y una parte del hueso estará expuesta, y los dolores pueden intensificarse. En ocasiones, las crisis se hacen más lentas, o incluso desaparecen, sustituidas por dolores proporcionales al tiempo de la marcha y la posición de pie.

A veces pueden transcurrir veinte años entre el inicio de la primera crisis y la destrucción del cartílago.

Sin embargo, los dolores provocados durante los accesos de osteoartritis no siempre son muy fuertes, y en algunos casos se pueden pasar por alto, lo que puede hacer que la osteoartritis se descubra en un estadio avanzado.

Es importante saber, por lo tanto, que no es normal tener dolores regulares en una articulación. Es imperativo hacer un balance con el médico lo antes posible.

Si lo estima necesario, le mandará hacer radiografías estándar que servirán para realizar un seguimiento regular.

¿Cómo progresan los signos radiológicos?

Generalmente, las lesiones radiográficas aumentan progresivamente, de forma lenta. Sin embargo, el ritmo de esta progresión puede ser muy variable. En los casos extremos, algunas osteoartritis pueden permanecer estables durante décadas, o progresar muy rápidamente hasta la destrucción completa del cartílago en pocos meses. Actualmente es difícil, o incluso imposible, predecir a qué velocidad evolucionará su osteoartritis.

Por otra parte, la evolución de los dolores y la impotencia no es sistemáticamente proporcional a la importancia de las lesiones.

¿Qué es la osteoartritis avanzada?

Puntos clave

Osteoartritis avanzada es la forma más grave de la osteoartritis. También se llama la etapa 4 de la Osteoartritis.

osteoartritis-artricenter-avanzada

La osteoartritis es una enfermedad progresiva, lo que significa que empeora con el tiempo. Puede haber algunas maneras de retrasar la progresión.

Usted puede necesitar una cirugía si ha avanzado la osteoartritis.

La osteoartritis (OA) es una enfermedad degenerativa crónica. Causa daño a las articulaciones, incluyendo los de su:

  • manos y dedos
  • rodillas
  • caderas
  • espalda baja
  • cuello

El tratamiento para la OA se centra en la gestión de sus síntomas. La enfermedad no se puede revertir.

La degeneración progresiva de la OA se ha clasificado en cuatro etapas. La primera etapa, sin daño de la articulación, se llama la etapa 0.

Etapa 4 es la etapa más avanzada y grave de la OA. Estas son algunas señales de la etapa 4 OA:

  1. El cartílago se desgasta
  2. El espacio entre los huesos de la articulación se reduce considerablemente
  3. La articulación está caliente e inflamada
  4. El Fluido lubricante normal de la articulación se reduce, aunque la articulación puede estar hinchada.

Usted tiene más espolones óseos y el hueso roza contra el hueso en la articulación.

Las personas con artrosis avanzada tienen dolor y las molestias para mover la articulación. El dolor suele ser grave. Puede ser debilitante y le impide llevar a cabo sus actividades diarias.

PROGRESIÓN

¿Con qué rapidez progresa la artrosis a la etapa 4?

La progresión de la OA depende de la gravedad de la enfermedad en su diagnóstico, las articulaciones afectadas, y su salud general. Todavía no hay ningún fármaco que puede detener el deterioro. Sin embargo, después de un régimen de terapia al inicio de la enfermedad puede ayudar a retardar la velocidad de degeneración.

La progresión a la etapa 4 puede tomar años o incluso décadas. Para la OA muy avanzada, el tratamiento del dolor y la cirugía de reemplazo de las articulaciones puede ser recomendada.

Un estudio de revisión encontró que la OA de la rodilla progresa más rápidamente en las personas que:

  • Son mayores
  • Con un alto índice de masa corporal (IMC)
  • Que participen más de una articulación

Un estudio en el 2007 observó que el IMC afectó a la progresión de la artrosis de rodilla, pero no la artrosis de cadera, aunque otros estudios han relacionado la osteoartritis de la cadera y la obesidad.

¿Cuáles son los síntomas?

El dolor y la rigidez, especialmente por la mañana, son los principales síntomas de la OA. Si usted tiene la etapa 4 de OA, estos síntomas pueden ser graves e incapacitantes.

Otros síntomas incluyen:

  • Pérdida de flexibilidad en la articulación
  • Rejilla o crujidos al mover la articulación
  • Espolones óseos, que se sienten como un nudo duro, alrededor de la articulación
  • Hinchazón alrededor de la articulación

Si sus manos están involucrados, puede ser difícil de hacer cosas que requieren destreza o agarrar. Si las articulaciones de rodilla o cadera están involucradas, puede ser extremadamente difícil caminar, subir escaleras o levantar objetos.

Fuente: http://www.healthline.com/health/osteoarthritis/advanced-osteoarthritis#progression2

Trata el dolor de la osteoartritis mejorando los hábitos de sueño

La fatiga relacionada con el dolor de la osteoartritis puede combatirse mejorando los hábitos de sueño, según una investigación. El dolor de la osteoartritis puede contribuir a la fatiga manteniendo a la persona afectada despierta en la noche. El resultado es mañanas enajenadas y cansancio durante todo el día, lo que puede acumularse durante muchas noches de sueño sin descanso.

Se estima que casi la mitad de quienes sufren de osteoartritis, tienen problemas para dormir. Las tasas de insomnio y fatiga diurna son mucho mayores en aquellos que no tienen dolor en sus articulaciones.

La osteoartritis es una enfermedad de las articulaciones que afecta al cartílago. El cartílago se encuentra entre nuestros huesos y articulaciones y funciona como si fuera un cojín. Cartílago sano significa que los huesos pueden deslizarse fácilmente y sus movimientos están libres de dolor.

Cuando la osteoartritis se desarrolla los movimientos se vuelven rígidos y dolorosos, y el movimiento constante puede conducir al dolor persistente. Este dolor es el que mantiene sufriendo a los pacientes durante la noche.

habitos-artricenter

Efectos del dolor de la osteoartritis en el cuerpo

La osteoartritis ocurre en el cuerpo donde se encuentra el cartílago. Allí es donde el dolor de la osteoartritis afecta a las diversas partes del cuerpo.

  • Rodillas.- La forma más común de dolor en la rodilla es la osteoartritis. Se puede sentir comúnmente al subir y bajar escaleras y puede aumentar con el paso del día. Perder peso puede ayudar a aliviar el dolor de la osteoartritis, disminuyendo la cantidad de presión ejercida sobre las rodillas. Para ponerlo en perspectiva, al perder apenas 10 libras, le aliviará de 30 a 60 libras de presión agregadas a sus rodillas.
  • Caderas.- Un tercio de las personas con osteoartritis sentirán el dolor en las caderas. Subir escaleras también puede empeorar el dolor, pero al descansar puede aliviarlo. La pérdida de peso y sin sobre-utilizar las caderas son dos maneras en que puede ayudarle a mejorar el dolor de la osteoartritis.
  • Manos.- El 10% de aquellos con osteoartritis experimentarán dolor en sus manos. Este tipo de dolor a menudo ocurre en quienes utilizan sus manos con movimientos repetitivos, tales como escribir o tocar un instrumento. Para que le duelan menos las manos, use dispositivos que le ayuden como un abridor de latas o agregar tirador a los cierres.
  • Cuello y vértebras.– En los adultos mayores es común el dolor de osteoartritis en el cuello y columna que aumenta con el movimiento. Un hueso afectado puede presionar un nervio, causando debilidad o dolor adicional en otras áreas.

 

Son necesarios los cambios en el estilo de vida para aliviar el dolor de cuello y columna vertebral, como sentarse adecuadamente y no sobre-utilizar las articulaciones. Los medicamentos también pueden ayudarle a aliviar el dolor de osteoartritis en el cuello y columna vertebral.

Cómo el dolor de osteoartritis causa la privación de sueño y fatiga

Cuando siente dolor se le hace difícil dormir. Eso en sí mismo parece ser la razón más directa por la que el dolor de osteoartritis contribuye a la fatiga, pero la investigación ha encontrado que es más complejo que eso. Se encontró que el insomnio y la osteoartritis coexisten.

En un estudio de 2012 publicado en Sleep, los investigadores descubrieron dos cosas:

El dolor que sentían ellos antes de acostarse tuvo poca asociación con lo bien que dormían.

La calidad de sueño se relacionó con el nivel de dolor al día siguiente. El sueño escaso estuvo relacionado con más dolor al día siguiente.

Pero, ¿cómo el insomnio promueve dolor en las articulaciones? Bueno, los investigadores creen que el insomnio crea vías de inflamación que empeoran el dolor de la osteoartritis. Además, el no dormir bien puede hacerle más sensible a la sensación de dolor.

Mientras permanece el dolor y sin poder dormir, es suficientemente malo para la persona; también se demostró que afecta a la pareja con quien comparte la cama. En el estudio de cónyuges en 138 pacientes con osteoartritis, los investigadores encontraron que los cónyuges se sentían menos descansados por la mañana. Además, cuánto más cerca estuvieron, peor se sentía el otro, aquello llevó a los investigadores a creer que los cónyuges se sienten más empáticos.

Buen sueño, un remedio natural para la fatiga relacionada con la osteoartritis

Claramente, la solución para el dolor de la osteoartritis es dormir más, pero si el dolor es el que mantiene despierto al individuo, entonces ¿cómo espera que logre más o mejor sueño? Bueno, créanlo o no, una buena noche de sueño es posible, incluso si tiene dolor de osteoartritis. Aquí hay algunos consejos eficaces para mejorar su sueño y reducir su dolor de osteoartritis.

No ingiera comida pesada antes de acostarse –el digerir los alimentos se enfoca lejos del sueño.

Asegúrese de que la temperatura de la habitación sea cómoda y fresca, ya que estar demasiado caliente o demasiado fría puede mantenerle despierto.

Haga ejercicios durante toda la semana, pero no antes de acostarse – el ejercicio reduce el estrés.

Use su cama solo para dormir – haciendo que su cerebro asocie su cama con el sueño le indicará que descanse y descanse.

Evite ver la televisión o usar la tecnología antes de acostarse, ya que eso le mantendrá despierto y alerta.

Asegúrese que su dormitorio esté oscuro; cualquier luz puede impedir que duerma.

Evite el alcohol, las bebidas con cafeína u otros estimulantes antes de acostarse.

Busque terapia cognitiva-conductual si los problemas de sueño son persistentes. Un estudio mostró que aquellos que tomaron parte en la terapia para su insomnio redujeron y mejoraron su calidad de sueño.

Alivie el dolor de la osteoartritis

Aparte de una buena noche de descanso, hay otras maneras para aliviar el dolor de la osteoartritis. Aquí están algunos consejos para su alivio:

Pierda peso, como se mencionó, nuestras articulaciones sienten mucho más la presión del peso por lo que perder el exceso de peso puede ayudar a reducir esa presión y dolor.

Ejercicio – aunque la osteoartritis causa dolor, el ejercicio sigue siendo importante para fortalecer los músculos. Pruebe actividades como el hacer aeróbico acuáticos, ellos tienen menos impacto en sus articulaciones.

Use compresas calientes y frías – durante todo el día el movimiento de las articulaciones puede causar inflamación. Las compresas frías y calientes pueden reducir la inflamación y darles alivio a los músculos doloridos.

Tome medicamentos – los analgésicos sin receta generalmente son seguros cuando el dolor se vuelve excesivo. Sólo tenga cuidado de su uso excesivo ya que podrían dar lugar a problemas del riñón e hígado.

Use aparatos ortopédicos, férulas y terapia física eliminan la presión o carga sobre las articulaciones y su inmovilización puede ayudar a aliviar el dolor de la osteoartritis. La terapia física también puede enseñarle a usar las articulaciones con eficacia para reducir el dolor.

Cirugía:  Si las técnicas naturales ya no funcionan, su médico puede sugerir una cirugía. La cirugía puede implicar re alinear la articulación, fusionando los huesos o reemplazando completamente la articulación.

La osteoartritis es una condición para toda la vida, por lo que cuanto más se eduque, tanto más podrá con ella y mejor vivirá. Hable con su médico si tiene inquietudes acerca de su osteoartritis o si desea información sobre las opciones de tratamiento disponibles.

Descubre qué ejercicio es bueno para la Osteoartritis

En este artículo queremos mostrar qué tipo de ejercicios son buenos para la osteoartritis, y así puedas empezar a tratar la enfermedad de forma natural.

nadar-artricenter

Los ejercicios son importantes para tratar la artritis de forma natural, y también para reducir o eliminar la cantidad de medicamentos que estás tomando. Los ejercicios les dan más fuerzas a las articulaciones y provoca la pérdida de peso, disminuyendo así la sobre carga en las articulaciones.

Hay dos tipos de ejercicios que puedes realizar para la osteoartritis: aeróbicos y de fuerza. Los ejercicios aeróbicos son importantes para adelgazar y disminuir de esta manera el peso de más alrededor de las articulaciones. Como, por ejemplo, sobre las rodillas o las caderas.

Entre los ejercicios aeróbicos se recomienda la natación. Si es difícil nadar por los “dolores en los huesos”, no es necesario hacerlo, simplemente puedes caminar dentro del agua por media hora o más. Lo importante es que te muevas. Si puedes nadar, es mucho mejor para tu salud.

Si no quieres nadar, otros ejercicios buenos para la osteoartritis es caminar. Simplemente caminas por unos 30 minutos o más para quemar grasa del cuerpo y para mover tus articulaciones.

Entre los ejercicios de fuerza, se recomiendan pesas muy livianas. Empieza primero con tus brazos. Levanta con tus antebrazos una pesa liviana y luego vuelve a descender, con los brazos pegados al cuerpo. Este ejercicio se llama curl de bíceps. También están los ejercicios para trabajar los hombros, los cuales consisten en levantar las pesas por encima tu cabeza y después descender.

EJER-ARTRI

Si puedes inscribirte en algún programa de entrenamiento especializado solo para las personas con artritis, es mucho mejor que hacerlo todo tú solo. De esta forma, allí te dirán cómo realizar adecuadamente los ejercicios, el tiempo que debes invertir en ellos, qué peso está bien para ti para realizar los ejercicios de fuerza, etc.

Si bien estos consejos para la osteoartritis te serán de gran ayuda, es menos del 5% de lo que debes hacer para curarte. Por esa razón, haz clic aquí para mostrarte el tratamiento COMPLETO.

¿Qué significa cuando crujen las articulaciones?

Hasta ahora, se creía que eran movimientos inofensivos de las articulaciones. Sin embargo, la ciencia encontró otra razón.

Muchas veces, nuestro cuerpo hace extraños ruidos, a los cuales nos acostumbramos con el tiempo. Uno de éstos es cuando crujen las articulaciones, en especial en las rodillas.

Hasta ahora, no se le había dado importancia a este sonido, ya que se lo atribuía a un movimiento natural de las articulaciones, bien por los gases (oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono) que forman parte del líquido sinovial o por un “reacomodamiento” de los tendones.

Ahora, la ciencia parece haber encontrado una explicación un poco menos inofensiva. Según una nueva investigación del Baylor College of Medicine de Houston, Texas, EEUU podría significar una osteoartritis futura.

La artrosis u osteoartritis es una enfermedad degenerativa, un desgaste espontáneo de las articulaciones pequeñas (manos) y grandes (rodilla) que suele aparecer después de los 50 años.

Se trata de la enfermedad articular más frecuente, que se presenta en aproximadamente la mitad de los mayores de 60 años.

crujido.png

La artrosis u osteoartritis es una enfermedad crónica degenerativa, es un desgaste articular que puede afectar desde pequeñas articulaciones (manos) hasta grandes articulaciones (rodillas) que suele aparecer después de los 50 años.

Análisis mayor

Ninguno de 3495 participantes del estudio, de entre 50 y 70 años, tenía artritis de rodilla sintomática al principio del estudio.

Los investigadores analizaron la frecuencia con que las personas experimentaban dolor de rodilla, rigidez y crepitación, o ruidos y sensaciones de raspado en sus rodillas.

Apenas una cuarta parte de aquellos que no experimentaron dolor en la rodilla durante tres años de investigación tenía rodillas ruidosas. En tanto, las tres cuartas partes de los casos de artritis de rodilla que surgieron al final del estudio sí habían experimentado dolores articulares.

Cuando las personas tienen una pérdida de espacio articular u otros cambios relacionados con la artritis, observadas en los rayos X, y suelen tener, además, rodillas que crujen, se considera un signo de mayor riesgo de desarrollar dolor en el próximo año, según aseguraron los especialistas.

“Muchas personas con signos de osteoartritis en los rayos X no se quejan necesariamente de dolor actualmente, y no hay estrategias conocidas para prevenir el desarrollo de dolor en este grupo”, explicó la doctora Grace Lo, la autora principal del estudio

No obstante, indicaron que “no todos los ruidos procedentes de una rodilla son una mala señal. Podría ser útil pedir al médico una radiografía para ver si existe evidencia de osteoartritis y luego tomar medidas a partir de eso”.

No es necesario esperar hasta escuchar que crujen las articulaciones para tomar medidas. La prevención requiere un estilo de vida saludable.

Prevenir la artrosis

No es necesario esperar hasta escuchar que crujen las articulaciones para tomar medidas. La prevención requiere un estilo de vida saludable, que se resume en tres pasos:

Cuidar el peso. Es, quizás, el principal enemigo. Un exceso de peso, combinado con una musculatura poco tonificada, aumenta la tensión que soportan algunas de las articulaciones, especialmente en la espalda, rodillas, cadera y pies. Al caminar, la presión que soportan las rodillas es cinco o seis veces la equivalente al peso corporal.

  1. Realizar ejercicio físico.El dolor articular es el peor enemigo del ejercicio. Justamente, es indispensable realizar actividad física que tonifique los músculos y “libere” de presión a las articulaciones. Ejercicios de poco impacto, como caminar, nadar o andar en bicicleta, ayudan a tonificar la musculatura articular y a reducir el dolor articular.
  2. Nutrición balanceada. Una buena alimentación, variada, ayuda al buen funcionamiento del cuerpo. Incluir alimentos con calcio ayuda a prevenir problemas articulares, así como osteoporosis. Las frutas y verduras aportan gran cantidad de vitaminas y minerales al cuerpo, incluyendo los huesos.

OSTEOARTRITIS DE CADERA

 

La osteoartritis (OA) es una condición crónica caracterizada por el desgaste del cartílago de las articulaciones. Es una enfermedad que lesiona el cartílago articular y origina dolor, rigidez e incapacidad funcional.

El cartílago es el tejido firme y elástico que protege los huesos en las articulaciones permitiendo un movimiento natural y sencillo.

osteoarthritis-cadera

Habitualmente se localiza en la columna cervical y lumbar, hombro, articulaciones de los dedos de las manos, cadera, rodilla y articulaciones de los dedos de los pies ( en especial del dedo gordo del pie).

A medida que la osteoartritis empeora se pueden formar espolones óseos (osteofitos) o hueso adicional alrededor de la articulación. Los ligamentos y músculos alrededor de la articulación pueden volverse más débiles y más rígidos.

La causa definitiva de la osteoartritis no se conoce, pero existen determinados factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad como la obesidad, determinadas ocupaciones y actividades laborales, la herencia, la raza, y el excesivo físico excesivo, son algunas de ellas.

La osteoartritis es la enfermedad degenerativa más común de la cadera.

La articulación de la cadera está formada por una esfera (la cabeza del fémur) y un soquete en la pelvis.

Una cadera sana se mueve sin dificultad, gracias a un tejido blando y resbaladizo llamado cartílago articular, que cubre, protege y amortigua el contacto de los huesos de la cadera. La osteoartritis desgasta este cartílago.

La osteoartritis se presenta con el paso del tiempo. Al desgastarse, el cartílago se deteriora y se pone áspero. El movimiento de los huesos en esta superficie expuesta es doloroso.

Cuando el cartílago se desgasta por completo, los huesos se frotan uno contra otro. Y, para compensar la pérdida de cartílago, los huesos dañados pueden comenzar a crecer y formar dolorosos espolones.

SIGNOS Y SINTOMAS

El dolor es el síntoma más común de la osteoartritis de cadera. Puede hacer que cojee cuando apoya el peso del cuerpo sobre esa pierna. También puede sentir rigidez en la cadera y tener dificultades para moverse. Los síntomas tienden a empeorar por la mañana o luego de un período de inactividad.

En algunas ocasiones puede no producir síntomas como por ejemplo en la afectación de la columna encontrando frecuentemente signos radiográficos sin que el individuo tenga dolor.

El síntoma fundamental de la osteoartritis es el dolor. Éste suele aparecer cuando se exige un esfuerzo a la articulación afectada y en general empeorando a medida que avanza el día. Conforme avance la enfermedad, el dolor puede aparecer con el reposo o el descaso nocturno.

Otros síntomas relacionados son la rigidez articular. El crecimiento de los extremos de los huesos que conforman las articulaciones, puede hacer que la articulación se agrande y ensanche.

Una característica no exclusiva es la atrofia muscular por dolor y pérdida funcional lo que unido al dolor, aumenta la inestabilidad e inseguridad.

FACTORES DE RIESGO

Antes de los 55 años la enfermedad ocurre por igual en ambos sexos. Después de esta edad, es más común en las mujeres.

La osteoartritis tiende a ser hereditaria. Existen además factores de riesgo como:

  • Tener sobrepeso aumenta el riesgo de osteoartritis en las articulaciones de la cadera, rodilla, tobillo y pie,. Debido a que el peso extra causa más desgaste y ruptura.
  • Las fracturas u otras lesiones articulares pueden llevar a la osteoartritis en el futuro. Esto incluye lesiones al cartílago y los ligamentos en las articulaciones.
  • Los trabajos que implican arrodillarse o estar de cuclillas durante más de una hora al día o que implican levantar objetos, subir escaleras o caminar aumentan el riesgo.
  • La práctica de deportes que implican un impacto directo sobre la articulación (como el fútbol americano), torsión (como el baloncesto o el balompié) o lanzamientos, también aumentan el riesgo de artritis.
  • La capacidad del cartílago de repararse puede disminuir con la edad. La osteoartritis de cadera normalmente afecta a los adultos mayores.
  • Cuanto mayor es el peso, mayor es el peso que soportan las articulaciones de su cadera.
  • Algunas enfermedades aumentan el riesgo de padecer osteoartritis, como artritis séptica, anemia de células falciformes y lupus.

PREVENCIÓN

Si el dolor no interfiere con la vida diaria, es posible que el médico le recomiende hacer primero algunos cambios en su estilo de vida para proteger sus articulaciones y reducir el avance de la enfermedad. Pueden ayudar estos consejos:

  • No sobrecargar una articulación dolorosa en el trabajo o durante las actividades.
  • Mantener un peso corporal saludable o adelgazar. Pérdida de peso. Si tiene sobrepeso, perder tan sólo alguna libra puede marcar una gran diferencia en el nivel de tensión que soporta la articulación de su cadera.
  • Fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones, especialmente las articulaciones que soportan peso (cadera, rodilla y tobillo). Ejercicio. Si regularmente hace ejercicios de alto impacto (como correr o practicar deportes competitivos), puede disminuir la tensión de su cadera sustituyéndolos por ejercicios de bajo impacto. Caminar, andar en bicicleta y nadar son buenas opciones de actividades de bajo impacto.
  • Participar en actividades físicas de manera regular.
  • Evitar lesiones a las articulaciones.
  • Adaptar los trabajos que requieran flexionar las rodillas o cargar peso. Fisioterapia. Algunos ejercicios específicos pueden mejorar la amplitud de movimientos de su cadera y fortalecer los músculos de su pierna que dan soporte a la articulación. Los dispositivos de ayuda, como un bastón o insertos para calzado, también ayudan a disminuir la tensión de la articulación. Además, los terapeutas pueden enseñar a utilizar tratamientos con hielo y calor para controlar el dolor.

Fuente: http://www.tellmegen.com/resultados/enfermedades/osteoartritis-cadera/