¿Qué significa cuando crujen las articulaciones?

Hasta ahora, se creía que eran movimientos inofensivos de las articulaciones. Sin embargo, la ciencia encontró otra razón.

Muchas veces, nuestro cuerpo hace extraños ruidos, a los cuales nos acostumbramos con el tiempo. Uno de éstos es cuando crujen las articulaciones, en especial en las rodillas.

Hasta ahora, no se le había dado importancia a este sonido, ya que se lo atribuía a un movimiento natural de las articulaciones, bien por los gases (oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono) que forman parte del líquido sinovial o por un “reacomodamiento” de los tendones.

Ahora, la ciencia parece haber encontrado una explicación un poco menos inofensiva. Según una nueva investigación del Baylor College of Medicine de Houston, Texas, EEUU podría significar una osteoartritis futura.

La artrosis u osteoartritis es una enfermedad degenerativa, un desgaste espontáneo de las articulaciones pequeñas (manos) y grandes (rodilla) que suele aparecer después de los 50 años.

Se trata de la enfermedad articular más frecuente, que se presenta en aproximadamente la mitad de los mayores de 60 años.

crujido.png

La artrosis u osteoartritis es una enfermedad crónica degenerativa, es un desgaste articular que puede afectar desde pequeñas articulaciones (manos) hasta grandes articulaciones (rodillas) que suele aparecer después de los 50 años.

Análisis mayor

Ninguno de 3495 participantes del estudio, de entre 50 y 70 años, tenía artritis de rodilla sintomática al principio del estudio.

Los investigadores analizaron la frecuencia con que las personas experimentaban dolor de rodilla, rigidez y crepitación, o ruidos y sensaciones de raspado en sus rodillas.

Apenas una cuarta parte de aquellos que no experimentaron dolor en la rodilla durante tres años de investigación tenía rodillas ruidosas. En tanto, las tres cuartas partes de los casos de artritis de rodilla que surgieron al final del estudio sí habían experimentado dolores articulares.

Cuando las personas tienen una pérdida de espacio articular u otros cambios relacionados con la artritis, observadas en los rayos X, y suelen tener, además, rodillas que crujen, se considera un signo de mayor riesgo de desarrollar dolor en el próximo año, según aseguraron los especialistas.

“Muchas personas con signos de osteoartritis en los rayos X no se quejan necesariamente de dolor actualmente, y no hay estrategias conocidas para prevenir el desarrollo de dolor en este grupo”, explicó la doctora Grace Lo, la autora principal del estudio

No obstante, indicaron que “no todos los ruidos procedentes de una rodilla son una mala señal. Podría ser útil pedir al médico una radiografía para ver si existe evidencia de osteoartritis y luego tomar medidas a partir de eso”.

No es necesario esperar hasta escuchar que crujen las articulaciones para tomar medidas. La prevención requiere un estilo de vida saludable.

Prevenir la artrosis

No es necesario esperar hasta escuchar que crujen las articulaciones para tomar medidas. La prevención requiere un estilo de vida saludable, que se resume en tres pasos:

Cuidar el peso. Es, quizás, el principal enemigo. Un exceso de peso, combinado con una musculatura poco tonificada, aumenta la tensión que soportan algunas de las articulaciones, especialmente en la espalda, rodillas, cadera y pies. Al caminar, la presión que soportan las rodillas es cinco o seis veces la equivalente al peso corporal.

  1. Realizar ejercicio físico.El dolor articular es el peor enemigo del ejercicio. Justamente, es indispensable realizar actividad física que tonifique los músculos y “libere” de presión a las articulaciones. Ejercicios de poco impacto, como caminar, nadar o andar en bicicleta, ayudan a tonificar la musculatura articular y a reducir el dolor articular.
  2. Nutrición balanceada. Una buena alimentación, variada, ayuda al buen funcionamiento del cuerpo. Incluir alimentos con calcio ayuda a prevenir problemas articulares, así como osteoporosis. Las frutas y verduras aportan gran cantidad de vitaminas y minerales al cuerpo, incluyendo los huesos.
Anuncios

OSTEOARTRITIS DE CADERA

 

La osteoartritis (OA) es una condición crónica caracterizada por el desgaste del cartílago de las articulaciones. Es una enfermedad que lesiona el cartílago articular y origina dolor, rigidez e incapacidad funcional.

El cartílago es el tejido firme y elástico que protege los huesos en las articulaciones permitiendo un movimiento natural y sencillo.

osteoarthritis-cadera

Habitualmente se localiza en la columna cervical y lumbar, hombro, articulaciones de los dedos de las manos, cadera, rodilla y articulaciones de los dedos de los pies ( en especial del dedo gordo del pie).

A medida que la osteoartritis empeora se pueden formar espolones óseos (osteofitos) o hueso adicional alrededor de la articulación. Los ligamentos y músculos alrededor de la articulación pueden volverse más débiles y más rígidos.

La causa definitiva de la osteoartritis no se conoce, pero existen determinados factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad como la obesidad, determinadas ocupaciones y actividades laborales, la herencia, la raza, y el excesivo físico excesivo, son algunas de ellas.

La osteoartritis es la enfermedad degenerativa más común de la cadera.

La articulación de la cadera está formada por una esfera (la cabeza del fémur) y un soquete en la pelvis.

Una cadera sana se mueve sin dificultad, gracias a un tejido blando y resbaladizo llamado cartílago articular, que cubre, protege y amortigua el contacto de los huesos de la cadera. La osteoartritis desgasta este cartílago.

La osteoartritis se presenta con el paso del tiempo. Al desgastarse, el cartílago se deteriora y se pone áspero. El movimiento de los huesos en esta superficie expuesta es doloroso.

Cuando el cartílago se desgasta por completo, los huesos se frotan uno contra otro. Y, para compensar la pérdida de cartílago, los huesos dañados pueden comenzar a crecer y formar dolorosos espolones.

SIGNOS Y SINTOMAS

El dolor es el síntoma más común de la osteoartritis de cadera. Puede hacer que cojee cuando apoya el peso del cuerpo sobre esa pierna. También puede sentir rigidez en la cadera y tener dificultades para moverse. Los síntomas tienden a empeorar por la mañana o luego de un período de inactividad.

En algunas ocasiones puede no producir síntomas como por ejemplo en la afectación de la columna encontrando frecuentemente signos radiográficos sin que el individuo tenga dolor.

El síntoma fundamental de la osteoartritis es el dolor. Éste suele aparecer cuando se exige un esfuerzo a la articulación afectada y en general empeorando a medida que avanza el día. Conforme avance la enfermedad, el dolor puede aparecer con el reposo o el descaso nocturno.

Otros síntomas relacionados son la rigidez articular. El crecimiento de los extremos de los huesos que conforman las articulaciones, puede hacer que la articulación se agrande y ensanche.

Una característica no exclusiva es la atrofia muscular por dolor y pérdida funcional lo que unido al dolor, aumenta la inestabilidad e inseguridad.

FACTORES DE RIESGO

Antes de los 55 años la enfermedad ocurre por igual en ambos sexos. Después de esta edad, es más común en las mujeres.

La osteoartritis tiende a ser hereditaria. Existen además factores de riesgo como:

  • Tener sobrepeso aumenta el riesgo de osteoartritis en las articulaciones de la cadera, rodilla, tobillo y pie,. Debido a que el peso extra causa más desgaste y ruptura.
  • Las fracturas u otras lesiones articulares pueden llevar a la osteoartritis en el futuro. Esto incluye lesiones al cartílago y los ligamentos en las articulaciones.
  • Los trabajos que implican arrodillarse o estar de cuclillas durante más de una hora al día o que implican levantar objetos, subir escaleras o caminar aumentan el riesgo.
  • La práctica de deportes que implican un impacto directo sobre la articulación (como el fútbol americano), torsión (como el baloncesto o el balompié) o lanzamientos, también aumentan el riesgo de artritis.
  • La capacidad del cartílago de repararse puede disminuir con la edad. La osteoartritis de cadera normalmente afecta a los adultos mayores.
  • Cuanto mayor es el peso, mayor es el peso que soportan las articulaciones de su cadera.
  • Algunas enfermedades aumentan el riesgo de padecer osteoartritis, como artritis séptica, anemia de células falciformes y lupus.

PREVENCIÓN

Si el dolor no interfiere con la vida diaria, es posible que el médico le recomiende hacer primero algunos cambios en su estilo de vida para proteger sus articulaciones y reducir el avance de la enfermedad. Pueden ayudar estos consejos:

  • No sobrecargar una articulación dolorosa en el trabajo o durante las actividades.
  • Mantener un peso corporal saludable o adelgazar. Pérdida de peso. Si tiene sobrepeso, perder tan sólo alguna libra puede marcar una gran diferencia en el nivel de tensión que soporta la articulación de su cadera.
  • Fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones, especialmente las articulaciones que soportan peso (cadera, rodilla y tobillo). Ejercicio. Si regularmente hace ejercicios de alto impacto (como correr o practicar deportes competitivos), puede disminuir la tensión de su cadera sustituyéndolos por ejercicios de bajo impacto. Caminar, andar en bicicleta y nadar son buenas opciones de actividades de bajo impacto.
  • Participar en actividades físicas de manera regular.
  • Evitar lesiones a las articulaciones.
  • Adaptar los trabajos que requieran flexionar las rodillas o cargar peso. Fisioterapia. Algunos ejercicios específicos pueden mejorar la amplitud de movimientos de su cadera y fortalecer los músculos de su pierna que dan soporte a la articulación. Los dispositivos de ayuda, como un bastón o insertos para calzado, también ayudan a disminuir la tensión de la articulación. Además, los terapeutas pueden enseñar a utilizar tratamientos con hielo y calor para controlar el dolor.

Fuente: http://www.tellmegen.com/resultados/enfermedades/osteoartritis-cadera/

3 preguntas frecuentes de la Osteoartritis

artricenter

¿Qué es la osteoartritis?

 La OA es una enfermedad de las articulaciones que con frecuencia avanza con lentitud y generalmente se ve en personas de mediana edad y de la tercera edad. La enfermedad se produce cuando el cartílago de la articulación se deteriora, con frecuencia debido a tensión mecánica o alteraciones biomecánicas, lo cual hace que el hueso que se encuentra debajo del cartílago falle. La OA puede producirse junto con otros tipos de artritis, tales como la gota o la artritis reumatoide. La OA tiende a afectar a articulaciones que se utilizan con frecuencia, como las manos y la columna y a articulaciones que cargan peso, como las caderas y las rodillas. Los síntomas incluyen: dolor y rigidez de la articulación; hinchazón prominente en la articulación; crujidos o rechinado al mover la articulación; menor funcionamiento de la articulación

¿Quién contrae artritis?

La OA afecta a personas de todas las razas y de ambos sexos. Con frecuencia, se produce en pacientes a partir de los 40 años de edad. No obstante, puede producirse antes si tiene otros factores de riesgo (cosas que eleven el riesgo de contraer OA). Los factores de riesgo incluyen: edad avanzada; tener familiares con OA; obesidad; En la osteoartritis, el cartílago que está entre los huesos de la articulación se deteriora (imagen de la izquierda). Lentamente, los huesos afectados se agrandan, como en la mano de la derecha. Page 3 lesiones en la articulación o uso repetitivo (excesivo) de las articulaciones; deformidad de la articulación como longitud desigual de la pierna, rodilla vara o ser patizambo.

¿Cómo se diagnostica la osteoartritis?

 Con frecuencia los médicos detectan la OA por los síntomas típicos (descritos más arriba) y por los resultados del examen físico. En algunos casos, las radiografías u otros exámenes de imágenes pueden resultar útiles para ver en qué medida está desarrollada la enfermedad o contribuir a descartar otros problemas de articulación.

Mejoramos sin dañar

Fuente: http://arthritismedicalclinic.org/pdfs/spanish/Osteoarthritis_ESP.pdf

Cómo tratar la osteoartritis del hombro

¿Cuáles son los síntomas de la osteoartritis del hombro?

Los síntomas podrían incluir:

  • Dolor al mover el hombro o después de realizar actividad física, o dolor que empeora con los cambios de clima.
  • Dolor al tacto cuando se aplica presión en el hombro.
  • Pérdida de flexibilidad y dificultad para hacer las actividades rutinarias, como peinarse o llegar a un estante.
  • Rigidez, en especial, después de períodos de inactividad (como dormir).
  • Un ruido de chasquido o crujido al mover el hombro.safe_image (3).png

¿Cómo se trata la osteoartritis del hombro?

Su médico le recomendará terapias para ayudar a aliviar el dolor. Su médico puede indicarle que:

  • Descanse el hombro o evite las actividades que empeoran su dolor.
  • Coloque hielo en el hombro durante 20 a 30 minutos algunas veces al día, para reducir la inflamación y aliviar el dolor.
  • Tome un medicamento de venta libre, como acetaminofén (una marca: Tylenol) o ibuprofeno (una marca: Motrin).
  • Haga fisioterapia o determinados ejercicios para ayudar a fortalecer los músculos que rodean la articulación.
  • Si su dolor es intenso, es posible que su médico le administre una inyección de un corticosteroide (un fármaco que ayuda a aliviar el dolor y la inflamación) en el hombro o le recete un medicamento para el dolor más fuerte.

 

Si ninguno de estos tratamientos funciona, es posible que necesite una cirugía. El tipo de cirugía que se realice dependerá de su edad y de la gravedad de su osteoartritis.

  • Consejos para ayudarlo a sentirse mejor
  • Limite las actividades vigorosas, como levantar objetos pesados.
  • No espere a que el dolor empeore antes de tratarlo.
  • Coloque hielo en el hombro durante 20 a 30 minutos, varias veces al día.
  • Use cremas para el dolor y medicamentos para el dolor de venta libre, según lo recomendado por su médico.

 

FUENTE: https://es.familydoctor.org/como-tratar-la-osteoartritis-del-hombro/?adfree=true

5 TIPS PARA PREVENIR LA OSTEOARTRITIS

El riesgo de contraer osteoartritis se da con mayor frecuencia en los adultos mayores; sin embargo, la gente joven y deportista cada vez más lo padece.

Sigue estas sencillas recomendaciones para evitar que esta enfermedad afecte tu salud.

5tipsosteo

Fuente: http://www.geosalud.com/artritis/artritisconsejos.htm

Mejoramos sin dañar

El cuidado de las articulaciones de la mano

10 MARZO, 2017

Las manos son la herramienta más versátil del cuerpo humano; las usamos constantemente, en diversas actividades (para arroparnos, destaparnos o colocar la almohada). El magnífico diseño de la mano, junto con el brazo al que pertenece, le permite desarrollar actividades en múltiples posiciones. Esto sumado a la fuerza que pueden llegar a desarrollar los músculos y tendones del antebrazo que llegan a la mano, nos permite realizar acciones tanto de destreza como de fuerza.

No nacemos con un manual de instrucciones para el uso y disfrute de nuestras articulaciones, pero es importante que, a lo largo de nuestra vida vayamos poniendo cuidado en aprender de lo que nuestro cuerpo, en este caso nuestras manos, nos va diciendo. En muchas ocasiones, las manos nos señalan la tensión a la que han sido sometidas en forma de dolor (más o menos fuerte). Sería bueno recapacitar sobre lo que hemos hecho y cómo lo hemos hecho para poder rectificar y, si se puede, no volver a repetir esas acciones molestas de la misma manera. El problema es que solemos acostumbrarnos a hacer las cosas de una manera y nos resulta difícil cambiar los hábitos.

En el caso de las manos, siempre explico que existen tres reglas básicas que tenemos que seguir para que nuestras manos no sufran en exceso:

  • Las manos deben descansar y trabajar alineadas con su antebrazo:

dolor articular2.png

  • Hemos de trabajar más con la palma y el antebrazo (con las partes más fuertes), en lugar de usar continuamente los dedos para capturar y sostener los objetos:

dolor articular.png

  • La tercera norma (que no por situarla la tercera es menos importante) implica que hemos de poner menos fuerza a la hora de sujetar los objetos, siempre que la situación lo permita.

 

Fuente:  http://www.iuep.es/blog-salud/el-cuidado-de-las-articulaciones-de-la-mano-1/

¿COMO?, ¿CUANDO? Y ¿PORQUE? DE LAS RODILLERAS

Autor: Lic. en Quiropráctica Diana Nict ‘ha Sanchez Corona 

La rodilla es una de las articulaciones más grandes del cuerpo humano, y una de las más complejas. La rodilla está formada por la unión de 2 importantes huesos, el fémur en su porción distal, y la tibia en la porción proximal. Dispone asimismo de un pequeño hueso, llamado rótula, que s_hwkb17_035se articula con la porción anterior e inferior del fémur. Puede realizar principalmente movimientos de flexión y extensión.

Está rodeada por una cápsula articular y varios ligamentos que le dan estabilidad. En sus proximidades se insertan potentes músculos que hacen posible el movimiento de la extremidad.

Por la actividad, el movimiento y la zona donde se encuentra es blanco fácil de volverse una articulación inestable,  presentar  envejecimiento prematuro, y puede ser una fuente de dolor debido a lesiones.

rodillera-abierta-corta-negra

Se llama rodillera a la ropa de protección utilizada en las rodillas para proteger a las mismas en casos de caídas o golpes; a su vez, se utiliza el nombre de rodillera para llamar a la pieza de tela elástica que se coloca en la rodilla para inmovilizarla o protegerla en caso de que se encuentre lesionada.

Las rodilleras suaves son tanto utilizadas en deporte para prevenir y evitar lesiones por movimiento o fuerza, así como también se usan en el tratamiento de muchas lesiones de rodilla. En general son de materiales elásticos o de neopreno; suelen colocarse envolviendo la rodilla estrechamente para ayudar a la curación de la rodillera_donjoy_reactionlesión y evitar los movimientos innecesarios y perjudiciales que pueden empeorarla.

Utilizar la rodillera correcta en caso de, por ejemplo, dolor de articulaciones puede lograr eliminar el dolor, ya que si se utiliza como es debido los ligamentos quedan en estado de reposo y no están sometidos a las exigencias excesivas generadas por movimientos forzados o exceso de ejercicio. Son varios los efectos terapéuticos de las rodilleras y
órtesis de rodilla, también conocidas como rodilleras mecánicas, desde la disminución del dolor hasta la protección de la rodilla para la cicatrización de los ligamentos, además de que contribuyen a la corrección articular de la rodilla por inestabilidad.

Las rodilleras básicas para correr son las que tratan de recubrir, con mayor o menor presión, la rodilla; estas rodilleras tienden a limitar, mínimamente, los distintos parámetros de movimiento de la rodilla.

Las órtesis son muy rígidas pudiéndose, en algunos casos, limitar la flexión o extensión secutec-genu_product_1000_01de rodilla y limitan completamente los movimientos laterales de rodilla.

– Pueden reducir el alcance de la lesión.

-Pueden mejorar la sensibilidad propioceptiva, la cual suele quedar muy mermada en la lesión ligamentosa (especialmente cruzados) gracias a la presión que ejercen.

-Y sobre todo dan confianza al deportista, eliminando la idea de la posible lesión, que acompaña a la vuelta a la práctica deportiva.

Con todo esto lo que pretendo es que no nos engañen ni nos engañemos, la mejor “rodillera” la forman la preparación post-lesión que realicemos, la continuidad de esta, la fuerza muscular y sobretodo la confianza en uno mismo.

 

Rodilleras para una rehabilitación

Dado que la rodilla se encuentra en un estado muy delicado en post operatorio de cualquier intervención quirúrgica, el uso de rodilleras es muy frecuente en estos casos, ya que sus beneficios son múltiples y disminuyen el tiempo de recuperación. Las rodilleras articuladas, por ejemplo, son utilizadas en el post operatorio en caso de lesiones de ligamentos cruzados para poder volver a integrar al paciente a sus actividades normales. Si se trata de esguinces de segundo o tercer grado, entonces los ligamentos deben estar pl_1_1_367inmóviles para poder cicatrizar correctamente, haya intervención quirúrgica o no, por lo que se utilizan rodilleras para evitar los movimientos bruscos y ayudar a la cicatrización. Normalmente luego de una lesión u operación de rodilla se indican tres semanas iníciales de recuperación en las que el paciente debe llevar una rodillera inmovilizadora. Una vez pasado ese tiempo es posible que el paciente, si bien recuperado, experimente molestias e incomodidades al dejar de utilizar la rodillera, y lo más común es que en un principio sienta que la articulación esta débil, ya que al perder el apoyo de la rodillera la rodilla se encuentra más expuesta y debe cargar con el peso del cuerpo de forma directa, sin ninguna amortiguación.

En ciertos casos las rodilleras son utilizadas para la reincorporación del paciente a sus actividades deportivas, dado que el esfuerzo directo sobre la rodilla luego de un tiempo de reposo puede ser fatal y no solo causar una gran cantidad de dolor, sino que además es posible que dañe la rodilla aun más de lo que estaba originalmente. Las rodilleras permiten que personas que sufren, por ejemplo, de ligamentos cruzados, puedan practicar deportes sin tener que preocuparse por el dolor; además de esto ayudan a tener un post operatorio más ameno, o una recuperación de una lesión mas rápida, además de que ayudan a evitar muchas lesiones que ocurren al practicar deporte, por lo que son una herramienta extremadamente útil.

De cualquier forma antes del uso de rodillera, ya sea por estabilidad, por practica deportiva o con mas razón por lesión, debemos de consultar a nuestro especialista para sugerir que tipo de rodillera utilizar, así como un programa de fortalecimiento para utilizarla de manera periódica ya que como en general todo en exceso en nocivo, el uso prolongado de soportes puede generar el efecto contrario, una laxitud ligamentaria e hipotrofia muscular (debilidad y poco desarrollo).

Fuentes:

  • Articulación de la rodilla – Wikipedia, la enciclopedia libre // es.wikipedia.org
  • rodillera-bc3a1sica.jpg (600×600) // blogfisio.files.wordpress.com
  • Verdadera utilidad de las rodilleras | Nacho Fabiani 7 // blogfisio.wordpress.com
  • rodillera-bc3a1sica.jpg (600×600) // blogfisio.files.wordpress.com